dimarts, 7 de juny de 2011




Barbie tiene la desagradable costumbre de deforestar y de destruir los bosques de Indonesia, incluidos aquellos donde habitan los últimos ejemplares que quedan de tigre de Sumatra, de orangután y de elefante, solo para que ella pueda tener una bonita caja de cartón.

Mattel, la empresa fabricante de Barbie, tiene un gran defecto: las cajas que envuelven algunos de sus juguetes más famosos se fabrican con cartón procedente del campeón de la deforestación: Asia Pulp & Paper, la empresa papelera más destructiva del mundo.

Selvas tropicales y zonas de turberas –que son grandes reservas de carbono, además de ser el hábitat de especies amenazadas– se están destruyendo para fabricar cajas de juguetes.
El juego y la diversión no pueden construirse a costa del futuro de los bosques. Pide a Mattel que no destruya los bosques para hacer las cajas de sus juguetes.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada